12 dic. 2012

Reseña: '1936Z GUERRA CIVIL ZOMBI' - Zombis, vudú y la Guerra Civil


'1936Z La Guerra Civil zombi' 
Zombis, vudú y la Guerra Civil


Lo primero que hay que entender es que ésta no es una novela histórica. Aunque use el contexto histórico como un marco donde ocurre todo y hay una importante investigación y documentación en el tema. Por otro lado, tampoco es una novela de zombies al uso. Porque no son el zombie al que estamos acostumbrados: infectados, con cuerpos podridos, que andan renqueantes y se alimentan de carne humana. En este caso, se alimentan de carne sí y algunos están un poco podridos, pero ni caminan renqueantes ni son descerebrados. Son los mort vivant, muertos en vida, aquellos que pueblan las pesadillas de africanos y haitianos. Controlados por un boccor, un brujo, que les ha arrancado el alma para usarlos como esclavos. En esto, también se ve una importante investigación sobre la religión vudú.
1936Z Guerra Civil Zombi es una novela brillantemente escrita. Una obra coral donde los que abandonan la democracia se convierte en zombies. Porque todos los que matan por sus ideales, dice el autor, los que los imponen y deciden quién debe morir, se convierten en zombies, en bestias. Abandonan la ciudad de dios y entran en la ciudad terrenal, según apunta uno de los personajes. Se puede añadir que estos zombies que abandonan sus ideales se convierten todos ellos en dictadores.
Estamos ante una novela coral, con muchas voces. Varias decenas de personajes, protagonistas de sus propias historias y, a la vez, secundarios en las de otros... Una novela con mil narradores distintos, con distintas voces y diferente educación, cuestión que se muestra con lenguajes diferentes. No habla igual, el letrado Mario que el Mario con un CI de menos de 70.
La novela esta narrado en todas las personas posibles. A veces, en primera persona, como ciertas cartas y diarios. Normalmente en tercera, con un narrador omnisciente que ve todo lo que ocurre. Y, curiosamente, varios capítulos son narrados en segunda persona cuando un personaje habla a otro, como el romance entre Mario y Dolores Ibárruri.
Hay muchos personajes. Tantos personajes que a veces lleva a confusión y resulta lioso. Ciertas tramas confunden, como la de Gustavo, pues cuentan solo detalles que se van revelando con cuentagotas hasta que al final de la novela se conoce todo el conjunto. Pero al tardar tanto en desvelar la verdad, da lugar a que esos detalles queden dispersos y el lector puede quedarse con sensación de que no se ha enterado de nada.
Dentro de la literatura que llora esa España en la que los hermanos se matan, los vecinos se apalean y la gente muere sin sentido, Javier Cosnava presenta una revisión de la guerra desde fuera, equidistante, y cuenta los acontecimientos reales, bélicos o no, tras una buena investigación para dotar a la novela de verosimilitud y para demostrar que todo esta interconectado, aunque a primera vista, no lo parezca. Aparte de las luchas en el frente, somos testigos incomparables de historias como la de Enriqueta Martí, la 'vampiresa de Barcelona'.
Aquí, la Guerra Civil es un enfrentamiento entre dos poderosos personajes, dos brujos del vudú, que usarán a los protagonistas de la Historia, como simples peones en una guerra superior, inconcebible para los simples humanos y que supondrá la destrucción de España.
Es una novela brillantemente escrita donde cada palabra, cada expresión utilizada, está calculada al milímetro. Es, con diferencia, la novela de zombies mejor escrita hasta la fecha. Porque abandona ese carácter pulp, de 'literatura barata' que se caracteriza por un lenguaje claro, directo y sencillo... y prefiere ahondar en una preocupación formal y estética que no tienen otras obras, más centradas normalmente en el puro entretenimiento, sin ningún ánimo de desmerecer estos trabajos. Así, dependiendo del personaje, vemos un lenguaje diferente, tenemos distintas voces, distintos narradores y un uso culto del vocabulario.
Con una bella prosa y aupado a las grupas de la omnisciencia, sobrevuela esta España desgarrada donde todos son malos y todos buscan sus propios intereses. También hay buena gente que choca con estos, amorales e inmorales personajes, e, indefectiblemente, acaban apartados. O destruidos.
Cosnava observa con vista de águila para mirar España desde la objetividad y la equidistancia. Salta de un año a otro y de una población a otra y cuenta, sin intereses ni pasiones políticas de ningún tipo, los sucesos de la guerra. Así, algo que se criticaría, por equilibrar a 'vencedores y vencidos', o 'culpables y víctimas', aquí sirve para criticar a los zombies, todos aquellos que matan por imponer su visión de la vida y abandonan la que llaman 'senda democrática', expresión que tanto se estila hoy en día.
A través de personajes históricos como Francisco Franco, Fedérico García Lorca, Dolores Ibárruri, Milans del Bosch, generales, soldados, y personajes creados para la ocasión, vemos una gran cantidad de situaciones, dadas la vuelta con su 'puntito' zombie. Los archiconocidos 'paseos', se convierten aquí en carreras para evitar las dentelladas de los zombies, el frente de Ciudad Universitaria, una carnicería perpetrada por los monstruos. O por ejemplo, el conocido episodio de Miguel de Unamuno en la Universidad de Salamanca, donde Millán Astray grita: 'Muera la inteligencia, vivan los zombies'.
Otros acontecimientos históricos son el asedio del Alcazar de Toledo, donde el general Moscardó resistió con sus zombies las batallas con la República. También la muerte del más insigne poeta español, Fedérico García Lorca a dientes de los zombies fascistas. O sucesos como la resistencia madrileña y el 'No pasarán' de la Pasionaria, arengando siempre a las tropas para que no flaquearan ante el avance de Franco.
1936Z... tiene una trama inteligente, llena de conspiraciones, sucesos históricos, historias secundarias interesantes que se enlazan con la historia principal, misterios que se resuelven, pero que dan paso a muchos otros misterios en una espiral de secretos que no parece tener fin.
La historia se sucede mientras algunos personajes intentan amar, mientras otros intentan descubrir la verdad y muchos intentan matar por distintas consideraciones, desde el odio a la venganza. Y al final, todo acaba igual que empezó. Porque el odio solo trae odio. La muerte más muerte y, la guerra, guerra.