23 dic. 2013

Reseña: Luzius - Daniel Ortiz




Imagínate que tu vida es un desastre. Tienes un trabajo que odias, un piso infestado de cucharachas, vives en el peor barrio de Londres y no le importas a nadie. Estás solo y no haces otra cosa que emborracharte y pasar por la vida sin pena ni gloria... Pues esa es la vida de Luzius, el protagonista de la primera novela de Daniel Ortiz.

Como decimos, en Luzius las cosas no le van nada bien al susodicho. Tan mal le van que, en el momento en que decide acabar con su vida, no logra ni siquiera suicidarse. Salta desde un edificio y no muere. ¿Por qué? La Muerte, cuya cara es la de un conocido actor cómico británico, está tan confusa como él: 'Te juro que es la primera vez que me pasa'. Así empieza la aventura de Luzius al descubrir que tiene los poderes de un dios, que puede conseguir todo aquello que desee y que nada ni nadie puede pararle.

Esta es una novela que recuerda a Cristopher Moore por el humor negro y por los personajes, absurdos y ridículos. También encontramos parte del humor de Terry Pratchet y su Mundodisco. El propio Daniel dice que se inspira en la Muerte de Pratchet para crear la suya propia. Así que tenemos una obra que mezcla a dos genios del humor. Pero no es una novela cómica. O no solamente. Porque con ella no te ríes todo el tiempo. Tiene humor, chistes y referencias a los Monty Phyton. Pero la mayor parte de la novela es dramática o, al menos, seria, donde entran los temas de siempre: el libre albedrío, ¿cómo puede ser que haya Dios si hay tantas cosas malas? También mucho debate religioso y crítica a la Iglesia que aparece aquí como una organización casi mafiosa.


¿Recomendable? Desde luego, si lo lees vas a pasar un buen rato y te vas a reír también. Lo mejor son los personajes y saber dónde vive Dios, qué pasa dentro de la Iglesia católica e imaginarte a La Muerte con una camisa hawaiana. Lo peor, el principio, que se hace pesado pero mejora hacia la mitad del libro.  
Ángel García
--
El Bunker
Los lunes de 17.30 a 19.00 en Radio Ritmo Getafe y siempre en el podcast.