17 abr. 2014

Firma Invitada: 'Hola, me llamo Carlos y soy autoeditado...'

'HOLA, ME LLAMO CARLOS Y SOY AUTOEDITADO...'
Por Carlos J Lluch

¿Palabra tabú?
Pasan los años, y todavía seguimos relacionando la autoedición con algo malo. Por poner unos ejemplos…
“Es el último recurso para los rechazados”: Sorprendería saber la cantidad de gente que elige la autoedición voluntariamente.
“Modalidad de edición de la que algunos se avergüenzan”: por desgracia así es. Muchos autoeditados intentan ocultar que lo son, como si eso fuera algún pecado, y lo único que hacen, es ratificar el carácter estigmático de ese sistema.
“Si autoeditas es porque has sido rechazado por todas las editoriales, con lo cual, tu libro es pésimo”: Esta es mi favorita, sin duda. Sí, hay casos. Pero permitid que os cuente un secretillo. Las editoriales no son máquinas, hay personas detrás. Y las personas a veces se equivocan, y lo que creen que no va a llegar a nada, luego puede ser un bombazo, (¿he oído Harry Potter?). Eso por no mencionar el detalle de que la mayor parte de las veces ni te lo han rechazado, es algo tan simple como que no lo han leído.
 Todos estamos de acuerdo en que generalizar no es bueno, ¿verdad?


 Con vuestro permiso, voy a poner el ejemplo que mejor conozco: el mío.
 Seré breve. Hago mi novela, la envío a una docena de editoriales, y me responden cinco. Tres rechazos y dos interesadas: dos pequeñas editoriales de ámbito local.
 Me piden hacer una buena corrección, mejorar ciertas cosas, lo típico. Las negociaciones no fueron muy allá, la verdad, porque las condiciones no me gustaron. No era la consabida coedición camuflada, de eso ya me había informado bastante, pero había dos cosas que me echaban para atrás mucho: La tirada y la distribución. La palabra más correcta para definir ambos puntos era “anecdótica”.
 Me arriesgué, confié en el hecho de que dos editoriales hubieran estado interesadas, y me lancé. Pero no me lancé a Amazon. ¿Qué puedo decir? Adoro el papel. Y lo quería en papel. Usé mis ahorros y me arriesgué. Del resultado no voy a hablar, solo quería explicar los motivos que me llevaron a autoeditarme, y encima en físico.
 Primer inciso (digo primero porque me conozco y seguro que meteré varios), no soy un talibán de la autoedición, ni un enemigo de las editoriales, ni todo lo contrario. Considero todas las opciones igualmente válidas, cada una con sus pros y sus contras, que luego comentaré.
 Como decía, saqué mi libro en físico, y nunca me he avergonzado de ello. Sí es cierto que hay muchas cosas que hoy, con la perspectiva, hubiera hecho de un modo diferente, pero lamentarse no vale de nada. Lo que quiero hacer es mejorar. No cometer los mismos errores que tuve, y aprender. Porque nunca se deja de aprender.
 ¿Por qué no me arrepiento de haber autoeditado? ¿Y por qué me tengo que arrepentir de haberlo hecho? ¿He matado a alguien? No. Mucha gente pone a caer de un burro a los autoeditados sin ni siquiera haber leído sus obras, por el mero hecho de serlo. Hay obras auto editadas que son auténtica basura impresa, claro que sí. Pero creo que también hay obras impresas editadas por grandes grupos que son incluso peores, (biografías de famosillos que no saben ni escribir, porno para mamás, vampiros con complejo de tubo de neón…) obras curiosamente puestas a parir por gente que en su inmensa mayoría no las han leído.
 Segundo inciso. A mi me han puesto a parir tanto, que llegué a tener miedo de desarrollar un útero funcional, y por regla general, por gente que ni ha leído ni va a leer mi obra nunca, porque es autoeditada. Y me parece bien. Porque, ¿sabéis una cosa? Al final, quien te juzga, y aquellos cuya opinión debe importarme, son los que lo han leído, porque son aquellos cuya opinión tiene algún fundamento. A esas opiniones, las que más hay que valorar, solo hay que pedirles una cosa: que no sean destructivas, sino constructivas. Todos sabemos hacer daño, eso es lo más fácil del mundo. Lo difícil es curar. Y hay gente que eso no termina de entenderlo.
 Habréis visto que doy más botes que un garbanzo en la boca de un mellado, pero funciono así. Ahora voy a hablar de algunas diferencias que yo encuentro entre la autoedición, y la edición tradicional. Son muchas más, pero estas son de las más importantes.

 Tradicional:

1. Has pasado una criba que a ojos del público, dota a tu obra de, como mínimo, la opción de recibir un voto de confianza.
2. Contarás con una distribución y una publicidad que, aunque puede variar mucho según la envergadura de la editorial, en muchos casos será mayor de la que un autoeditado pueda conseguir. Ojo, no siempre.
Autoedición (fuente)
 Auto edición:

1. Total y absoluto control sobre tu obra. De principio a fin
2. Si la cosa va bien, ganarás más dinero que con editorial. No te harás rico, os lo aseguro, pero eso ya lo sabíais.

 Yo ya he sido editado también de forma tradicional, y en breve lo voy a volver a ser. Con relatos, no con novela, pero ya he averiguado lo que se siente. Y me gusta. Como también me ha gustado la autoedición.

 Como ya he dicho, y perdón por repetirme, son dos opciones, ambas válidas, ambas buenas, y ambas malas. Yo por mi parte, salvo cambio de última hora, planeo terminar mi trilogía mediante autoedición física. Y, ¿luego? Si creo que merece la pena seguir escribiendo, volveré a mandar manuscritos a editoriales. ¿Qué no me responden? Pues ya se sabe.

 Y para terminar, quiero volver a recalcar un par de puntos importantes que ya he mencionado antes, y que pueden ayudarte en tu decisión:

1. Si no te responden de una editorial, no siempre es que te rechacen, a lo mejor es que aún no lo han leído.
2. El juez último para tu obra es el lector, no lo olvides. Él es quien te encumbra o te derrumba. Y los primeros lectores, los famosos lectores cero, o beta, o como quieras llamarlos, son los decisivos. Sí un lector cero te dice que tu libro es perfecto, dale las gracias y búscate a otro. Miente.
3. No te rindas. Sí de verdad te gusta, no lo dejes. Aprende. Deja de leer como lector, y empieza a leer como aprendiz. Los libros son los mejores maestros.

 Suerte.
Carlos J Lluch es el autor de Ciudad Humana
--
El Bunker
Los lunes de 17.30 a 19.00 en Radio Ritmo Getafe y siempre en el podcast.