16 sept. 2015

Lecturas LIJeras: Hablamos de monstruos


Los niños tienen gustos muy variados en cuanto a la lectura. A las niñas les suele encantar los cuentos de princesas y castillos, y a los niños las historias de dragones o héroes. Por supuesto, no siempre es así ni todos se rigen por los mismos gustos.
Pero hay una cosa que llama la atención tanto a niñas como a niños: los monstruos.
Bien sea por temor, por curiosidad o por empatía, los más pequeños se sienten muy atraídos hacia cualquier historia que tenga como protagonista uno de estos personajes.
Pero todos sabemos que no todos los monstruos son iguales. No son todos malos, feos y feroces. También los hay buenos, cobardes, e incluso de colores.

Por eso mismo hoy vamos a hablar de varios cuentos cuyos protagonista o tema principal es el monstruo, mostrando distintos tipos para que todo niño tenga aquél que más le guste. Pero además, para que pueda servir de herramienta a los padres, ya que muchas de estas historias promueven unos valores vitales y muestran un camino de aprendizaje muy importantes.

El monstruo de colores (Anna Llenas Serra)
En este cuento el protagonista es, como su nombre indica, un monstruo de colores cuyas emociones están hechas un lío. Es un libro que ayudará a los padres a mostrar a los niños cómo funcionan las emociones. Les enseña que todas ellas son necesarias y no hay que reprimirlas: si necesitamos llorar, debemos hacerlo; si tenemos miedo, tenemos que mostrarlo, etc.
De hecho, cada color corresponde a una emoción (algo que gustará mucho a los amantes de “Inside Out”), y por ello, nos damos cuenta de que al igual que el monstruo, nosotros estamos formados por todos esos colores, es decir, por todas esas emociones que deben ser comprendidas, mostradas y aceptadas tal y como son.

Monstruo triste, monstruo feliz (Anne Miranda y Ed Emberley)
Siguiendo en la línea de la inteligencia emocional, en este libro también se enseña a los niños a identificar y aceptar todas sus emociones. En este caso, el libro viene acompañado de unas caretas con las que se puede jugar con los niños de tal modo que expliquen ellos mismos lo que sienten.
Aunque es cierto que no se puede catalogar como un cuento en sí, ya que es más algo más parecido a un juego que hay que seguir a lo largo del libro, también es una manera divertida de potenciar la inteligencia emocional de los niños.

El monstruo rosa (Olga de Dios Ruiz y Eduardo Flores Marco)
Con este bonito cuento cuyo protagonista es un monstruo rosa, se hace hincapié en que no hay nada malo en ser diferente. Porque, obviamente, en el mundo de los monstruos, ser rosa no es algo muy común. Es una historia muy sencilla de leer y que educa en un tema tan importante como es el de la diversidad. Por muy diferentes que seamos en apariencia, todos nos parecemos en algo y merecemos que nos respeten.
Gracias a los valores que transmite, este libro ha ganado multitud de premios entre los que están el  de mejor proyecto de autor novel, el Premio Aurelio Blanco 2013, mejor proyecto en la Familia de Artes Aplicadas al libro de la Comunidad de Madrid en 2013..., además de algunos premios internacionales.


El monstruo que se comió la oscuridad (Joyce Dunbar y Jimmy Liao)
Son muchos los niños que temen la oscuridad por lo que pueda haber en ella. En este libro se verán reflejados gracias a un monstruo llamado Lorenzo que no puede dormir por las noches porque tiene miedo de que en la oscuridad se esconda un horrible monstruo que le asuste. Para quitarse ese miedo, devora toda la oscuridad hasta que llega la luz, pero aún así, sigue estando triste, porque lo que en realidad necesita es el cariño de un niño.
Un cuento muy tierno (con unas ilustraciones maravillosas) que intenta que todos entendamos que la oscuridad no tiene nada de malo. Ideal para antes de dormir, así cualquier niño con miedo a la oscuridad podrá estar mucho más tranquilo.

Donde viven los monstruos (Maurice Sendak)
Esta historia es la más conocida de todas sin ninguna duda. El protagonista el Max, un niño muy rebelde al que le encantaría ser un monstruo para poder asustar a todo el mundo. Un día, le castigan en su habitación, pero esta se convierte en una selva en la que Max comienza a caminar hasta llegar a un bote que lleva su nombre. Allí comenzará su viaje hacia la tierra donde viven los monstruos.
Una historia en la que los monstruos retratan los miedos y deseos de los niños de una manera entretenida y divertida. Pero además, un cuento en el que se demuestra la importancia que tiene la imaginación, que puede convertir el enfado y la tristeza de un castigo, en un viaje apasionante donde disfrutar y divertirse.
Este libro, publicado en 1963 y ganador de diversos premios, fue adaptado al cine en 2009.


Yo mataré monstruos por ti (Santi Balmes)
Sin duda, este es mi favorito. Aquí la protagonista es Martina, una niña que no puede dormir porque tiene miedo. Piensa que hay un mundo bajo el suelo donde viven todos los monstruos de colores que caminan con la cabeza hacia abajo. Tiene miedo de que un día salten todos a la vez y abran un agujero para llevarla hacia su mundo. Su padre siempre le dice que no tenga miedo, que si hay un monstruo muy grande, él lo matará por ella. Pero en el mundo bajo el suelo, Anitram tiene miedo de que los humanos que viven bajo su suelo consigan llevarla a su mundo donde andan con la cabeza hacia abajo. Aunque en este caso su padre también le ofrece su ayuda si tiene problemas.
Pero llega el día en que las dos niñas, dormidas, dejan caer sus brazos por la cama, y por primera vez, se tocan...
Lo curioso de este libro es que contiene varias páginas cuya mitad superior corresponde al mundo de los humanos y la mitad inferior, al de los monstruos, algo que lo hace tremendamente especial y divertido.
Una historia maravillosa y tierna que nos enseña que no hay que tener miedo a lo que desconocemos y sobre todo, que siempre tendremos a alguien que estará dispuesto a ayudarnos pase lo que pase.

Y vosotros, ¿conocéis alguno de estos libros?, ¿qué otros libros de monstruos recomendaríais?
--
El Bunker
Los lunes de 17.00 a 18.30 en Radio Ritmo Getafe y siempre en el podcast. Cosas que molan en La Trastienda Z