10 mar. 2016

El Bunker Z 4x06: Especial Día de la Mujer

Atravesó las puertas del castillo con soltura, fuerza y seguridad. Su añil armadura resplandecía a la luz del atardecer mientras se abría paso a golpe de espada y escudo. Sus enemigos retrocedían asustados ante su poder. Los que primero rieron, después gritaron de pavor.

Nada resistía su espada, nada podía detener su paso a través de las tropas enemigas como el cuchillo sobre la mantequilla. Piernas, brazos y cuerpos desmembrados por doquier eran la prueba de su paso.

Finalmente, pese a toda la oposición y a todos aquellos que dijeron que era imposible, alcanzó el portalón de la Torre donde yacía su premio. Tras derrotar demonios y monstruos, vencer los desvaríos y las pruebas de los dioses, quedaba una única tarea por lograr.

Con un golpe de su espada destruyó la entrada y se encontró ante unas escaleras de caracol que parecían no tener fin. A la carrera las recorrió y pronto llegó ante su último rival. El nigromante ya estaba preparado y lanzó sus terribles poderes antes de que pudiera hacer nada. Un wyvern, etéreo como un fantasma, golpeó con su fuego y poco pudo hacer más que usar su escudo para cubrirse. A pesar de no ser un lagarto real, el calor era más que creíble. Sin embargo, su espada poco podía hacer contra la aparición espectral. Cada espadazo atravesaba y dejaba indemne al ser que revoloteaba lanzando sus mortales efluvios.

Tras demasiado tiempo perdido, finalmente encontró su ventaja. Lanzó la espada que atravesó al monstruo y acertó en el pecho del nigromante que cayó por la ventana entre un estruendo de cristales. El wyvern se disolvió en una explosión de luz y fuego de la que se refugió tras su escudo.
Una vez derrotados todos los enemigos, vencidas todas las pruebas y alcanzadas todas las metas, se retiró el casco y una larga cascada de pelo se liberó. La guerrera avanzó hacia el centro de la habitación y recuperó su premio.

Buenos y reivindicativos días...

Dedicamos el programa del día 8 de marzo a reivindicar la figura de la mujer en el arte y la cultura. Para ello invitamos a tres mujeres, cuya actividad profesional se centra en un aspecto de la misma. María José Gomez Benito, editora de Diquesí nos habla de su labor en esta y en otros dos sellos editoriales. Henar Torinos, autora de manga, nos cuenta sobre su trabajo en Mala Estrella y Tragedy, de reciente publicación (¡que además sorteamos!) y sobre Busy Bitches, webcomic que realiza junto con Nuria Velasco, que también nos acompaña.

Para terminar Sara vuelve a traer a El Bunker El club de los kakamonstruos, la novela de Ana Coto Fernández sobre al acoso y el bulling en los colegios.

Disfrutadlo.
--
El Bunker Z
Los lunes de 17:00 a 19:00 en ECOLeganés y siempre en el podcast. Cosas que molan en La Trastienda Z