18 abr. 2016

#DiadelLibroBZ 1: "La ciénaga" - Antonio Miguel Morales


Comenzamos la semana del libro (#DiadelLibroBZ) con una obra de teatro. Durante esta semana publicaremos recomendaciones literarias cada día para que podáis disfrutar de la mejor manera de esta fiesta literaria y cultural.
Os recordamos que esta semana podéis participar enviando vuestros tags resueltos, o audios con vuestros microrrelatos, reseñas, comentarios a elbunkerdelsur@gmail.com

----

No somos en El Bunker Z muy seguidores del teatro, pero creemos que el libro que traemos hoy lo merece. Se trata de La ciénaga del autor canario Antonio Miguel Morales, editado por Ediciones Irreverentes, una patada en la boca al lector con un tema de actualidad.

Siempre que se estudia la Literatura, se suele hablar de su relación con la actualidad. La Generación del 98 estaba marcada -y se llamó de ese modo- por el desastre de 1898, la perdida de las últimas colonias de ultramar. Algo que fue una tónica general en la literatura ahora parece ser algo más escaso, que brilla por su ausencia.

Conocemos frente a la ciénaga a dos personas, un feriante llamado Hurón y un policía de fronteras, de nombre Migra. Al lado de la valla hay una feria donde la gente acude a disfrutar: música y comida, divertimentos y luces mientras, al otro lado de la ciénaga, las “moscas” se juegan la vida tratando de llegar a este lado del mar, perdón de la ciénaga. La labor de Migra es obvia, ninguna mosca ha de entrar, que “a nadie le gusta que se le llene la sopa de moscas”. Hurón platica con él y tienen un debate sobre lo que está bien y lo que ha de ser. Para Migra, la autoridad, el defensor del orden y de la ley, está muy claro y no hay tonos grises. Hace su trabajo como si hubiera nacido para él. La moralidad es cosa de débiles y de aquellos que quieren que la autoridad haga cosas que luego no se atreverían a hacer: ¿meterías a las moscas en tu casa, las darías de comer?, te pregunta sin piedad. El lector lo tiene claro, está más cerca de Hurón, que de Migra. Pero y ¿cuándo le exigen una acción clara?

Además de Hurón y Migra, María Selva, una mujer embarazada, espera a El extranjero. A la vez, Juan Patria le asegura que morirá, que no pasará, que se encargará de evitarlo. “Llegará con el viento, como llegan las promesas sin cadenas”. Personajes que conoceríamos de la literatura del siglo XX y que aquí reaparecen. ¿Por qué? Reaparecen como un insulto, meándose en las manos de sus esclavos del siglo XXI, que no llevarán cadenas, pero no los hace más libres.

“Retrato de un tiempo, nuestro tiempo, La ciénaga es estupor y es lamento, es dolor ante la incomprensible herida sangrante del otro, del desterrado, del extranjero”. Pocas palabras habrá más acertadas escritas o dichas que las que Raúl Cortes usa para describir la obra.  Yo solo puedo decir: leed, sufrid La ciénaga. 
Ángel G, Ropero.
--
El Bunker Z
Los lunes de 17:00 a 19:00 en ECOLeganés y siempre en el podcast. Cosas que molan en La Trastienda Z