20 abr. 2016

#DíadelLibroBZ 3: El ojo de Dios - David Luna


Pongámonos en antecedentes. Eres un auditor imperial, tu labor te ha llevado al planeta Dagoh  y tienes que entrevistar al Comandante, a sus soldados... y encontrar cualquier signo de descontrol, la más mínima violación de las reglas o corrupción en la Base Madre o en aquellos que trabajan en el planeta. Parece fácil, ¿verdad? Pero a nadie le gusta que le investiguen así que te encuentras con que te ponen un montón de impedimentos y trabas. Pero a ti eso no te afecta. Aunque esa oficial te echa unas miradas de lo más picaronas, ¿eh? No, céntrate. Piensa en Irene. Y en la misión.


Poco a poco, las cosas mejoran, la gente está dispuesta a hablar y hasta te saludan, algo que al jefazo del cotarro no le hace ninguna gracia. Tú sigues recolectando entrevistas y enviando tus informes al Imperio. Bien hecho, no dejes que las represalias a los que hablan te distraigan de tu camino, ni tampoco las drogas porque, al fin y al cabo, que más da por echar una canita al aire... Pero siempre centrado en tu misión. La verdad es que aquí es todo muy raro, hay rumores extraños, la gente está asustada. Tendrías que ir a ver el exterior, pero no te lo van a poner nada fácil.

Por fin has visitado el exterior y lo que has visto te ha dejado asombrado. Al comandante, por supuesto, no le ha hecho ninguna gracia, pero estás enviando toda la información a tus superiores. Aquí pasan cosas de lo más extrañas. Empiezas a oír ecos de una conspiración, algo que tiene que ver con los nativos... ¿Pero hay criaturas racionales en este planeta? Nadie lo admite, sin embargo lo que asusta a los soldados no es solo lo que ocurre dentro de la Base. Ahí fuera hay mucho más. Si no, ¿para que pondrían un muro?

En fin, deberías seguir investigando...

El ojo de Dios (Apache Libros) es la novela finalista del XXVII certamen literario Alberto Magno de Ciencia Ficción, una novelita corta, unas 100 páginas que nos cuenta la visita del auditor imperial Deill Nerv en el planeta Dagoh y lo que allí se encuentra. No se nos dan apenas detalles de cómo es este Universo, más allá de los comentarios sobre el Imperio, las multinacionales... Pero todo eso aquí da igual, porque este planeta es un mundo en sí, alejado de toda la humanidad, impermeable ante los cambios de fuera...
Una novela corta más que correcta donde nada ni nadie es lo que parece y el planeta y el calor se convierten en dos personajes más, tan importantes como sus protagonista. Los secretos se van revelando poco a poco con pequeñas pinceladas que te obligan a seguir leyendo hasta el final. Muy recomendable.

Ángel G. Ropero.
--
El Bunker Z
Los lunes de 17:00 a 19:00 en ECOLeganés y siempre en el podcast.
 Cosas que molan en La Trastienda Z